ENDODONCIA O “MATAR EL NERVIO”

La endodoncia es la rama de la odontología que trata las enfermedades del tejido pulpar que se encuentra dentro de la raíz de los dientes y que está compuesto principalmente por nervios y vasos sanguíneos. La mejor manera de prevenir la endodoncia es tratando la caries a tiempo.

¿CÓMO SE AFECTA EL NERVIO?

La causa más común del daño de la pulpa es la caries profunda que no se trata a tiempo o ha habido una evolución de esta muy rápida. Otras causas de daño pulpar incluyen los traumatismos dentales, empastes sueltos que provocan caries al no estar adheridos, desgaste de los dientes excesivo y enfermedad de las encías. Estos procesos pueden conducir a la infección y muerte o necrosis de la pulpa.

La infección puede propagarse a continuación a través de la apertura a la punta de la raíz y desde ahí al hueso circundante, dando como resultado un absceso que puede ser muy doloroso y en muchas ocasiones ocasionar la pérdida del diente. Los síntomas que suele manifestar dicho proceso son dolor, especialmente en la noche, a veces curiosamente es posible que no haya síntomas de un diente infectado y aquí es donde los chequeos dentales regulares son importantes para identificar y tratar ese diente antes de que den lugar los síntomas.

TRATAMIENTO DE CONDUCTOS

El tratamiento de un diente infectado es mediante el tratamiento de conducto radicular, que implica la limpieza de la pulpa infectada y el relleno de los conductos de forma permanente. El tratamiento debe iniciarse y terminarse lo antes posible a fin de evitar la posibilidad de infección alrededor del diente que podría resultar una pérdida de hueso y afectación de raíces de los dientes vecinos. Después de realizar la endodoncia la pieza será reconstruida, en muchas ocasiones es necesario poner una corona para proteger al diente de futuras fracturas.

¿HAY ALTERNATIVA A LA ENDODONCIA?

El único método alternativo de elimina ción de la infección es la EXTRACCIÓN del diente. La pérdida de un diente pue- de conducir a muchos otros problemas complejos incluyendo la enfermedad periodontal en las encías, caries de otros dientes, degeneración de la articulación y problemas musculares en la mandíbula. Uno de los más importantes es que si no se sustituye la pieza, los dientes adyacentes se desplazarán interfiriendo al morder y masticar. Es por todo ello muy importante ir como mínimo una vez al año al dentista, pudiendo evitar así males mayores ya que dichos tratamientos se pueden evitar simplemente con limpiar la caries y realizar un empaste.