La caries

La caries dental es una patología que sigue en frecuencia al resfriado común. Puede afectar desde a niños, jóvenes y adultos a lo largo de toda la vida y es una causa común de pérdida de dientes. Los dientes son la única parte del cuerpo humano que no se regeneran por sí mismos, por eso la detección precoz de las caries es fundamental para evitar males mayores, ya que una caries no tratada siempre evoluciona hacia el interior del diente teniendo el riesgo de que ésta llegue al nervio, provocando dolor  y a veces  la pérdida del diente.

¿QUE ES LA CARIES Y QUE LA CAUSA?

La caries dental es una infección del diente; es una enfermedad bacteriana destructiva de las estructuras dentales producidas por una serie de microorganismos que viven en nuestra boca. La caries está producida por varios factores:
• Principalmente por las bacterias que producen ácidos.
• Los dientes susceptibles (dientes más sensibles)
• Tipo de saliva
• Dieta, los hidratos de carbono fermentados (dulces, fruta, leche…)
• El tiempo (la frecuencia en que los dientes están expuestos a los ácidos derivados del azúcar)
• La calidad de la higiene oral.

Cuando se perfora el esmalte (la capa externa del diente), los microbios y bacterias no se preocupan en abrir más la puerta de entrada al diente y se dirigen hacia el interior, infectando la dentina (capa más interna y que es una estructura orgánico mineral mucho más blanda) ideal para estos microbios.

HIGIENE Y DIETA

El principal amigo de las caries es la falta de una higiene oral correcta. Para su aparición tiene que haber un medio oral ácido y todo aquello que puede provocar un pH ácido es potencialmente peligroso, por ejemplo: las chuches, las bebidas refrescantes, zumos con azúcar con añadidos, etc.; pero incluso el pan, la bollería, la pasta ya que las harinas en su metabolización producen azúcares que al descomponerse producirán ácidos que son perfectos para la actuación de las bacterias, produciendo una destrucción de la estructura dental como ya hemos comentado.

Es muy importante la deteccin precoz, por eso se recomienda visitar al dentista una vez al año para poder prevenir el riesgo de la pérdida de dientes.